Blog

Estereotipos y roles de género… ¡cuántos comederos de cabeza nos traen!

Y es que la atribución de colores, labores, formas de ser, sentir y hasta de movernos se nos ha impuesto a las mujeres por ser mujeres y a los hombres por ser hombres. Así de fácil y de complicado al mismo tiempo.
En el caso de las mujeres (a vosotros os tocan papeles más protagonistas) parece ser que nacemos con capacidades innatas que nos hacen mejores, por ejemplo, en la ardua labor de la limpieza, el mantenimiento de la casa, los niños, la moda, etc.
Y es que a lo largo de la historia la atribución de estos papeles ha contribuido a la formación de un pensamiento que a día de hoy seguimos intentando romper.

En el mundo de las marcas y la publicidad ¿hemos superado estos pensamientos sexistas?

Cuando, a día de hoy, parecía que habíamos dejado atrás el rol la mujer “florero”, el de hombre fuerte y sin sentimientos; el tú al fútbol que yo recojo los platos; viene alguna marca a recordarnos que no, que todavía estamos lejos de romper con los estereotipos.
Así pues, viene Carrefour a decirnos con C de campeón y con C de cocinera. Y a pesar de que tuvo que retirar esta publicidad por sexista, va y lo hace de nuevo con un stand dedicado a la cocina y “para ti, mujer ideal”.
Pero esta marca no es la única que ha caído en estos comportamientos, lo hizo Media Markt y su “delantera”; lo hizo LiberBank con un préstamo para cocina y coches (que típico…) y desgraciadamente alguna marca lo repetirá.

Pero ¿en qué estaban pensando estas marcas?

Haciendo un alarde de comprensión, quizás lo hacen porque siguen pensando que su público objetivo (o de cualquiera que venda productos de limpieza, moda, etc.) son mayoritariamente las mujeres. Amigos publicistas con este tipo de anuncios nos olvidamos de los hombres, que también compran y se encargan de cualquier otra tarea doméstica, además de a todo el mundo al que le duelan los ojos al verla.
O en el caso de los niños y sus C de campeones cabreamos a todas las madres y padres que tienen una campeona en casa.

Así que ¿por qué no le echamos un poco de imaginación a la publicidad?

Si estudiamos el entorno vemos que éste está cambiando, que cada vez se preocupa más por el sentir y no el ser, que intenta no darle importancia a si eres mujer u hombre y que esto de los roles no mola nada…
Por poner un ejemplo, ¿y si en vez de campeón o cocinera tenemos campeones? En plural, sin distinciones, con un lenguaje que va más allá de géneros y sin herir la sensibilidad de nadie. Porque Adrián quizá quiera ser cocinero, y Nuria sueña subida en un coche de carreras a 200 km por hora.

¡Sumémonos a la revolución! Adelantémonos y ayudemos a cambiar la mentalidad de la gente. Estoy segura que daremos en el clavo, porque esto es el futuro. El futuro (aunque queda muuuucho por hacer) es que cada persona pueda ser lo que quiera ser. Seamos creativos, démosle la vuelta y hagamos anuncios exentos de sexismos.

Mientras preparábamos este post, hemos conocido la nueva campaña de Barbie “El proyecto Dream Gap”. Creo que merece una mención, puesto que es una marca que desde hace ya un tiempo está trabajando y apoyando este cambio social. Aquí os dejo el enlace al anuncio >>

Foto de pixabay.com

DEJA UN COMENTARIO

diecisiete + diez =